Informe Técnico-Hidrológico sobre las Aguas del Balneario La Alameda realizado por el Dr. Salvador Laguarda Porter

Última actualización (dd/mm/aaaa): 18/09/2021

Índice

 

1. Clasificación de las Aguas

2. Las Aguas Clorudado-Sódicas

3. Indicaciones de las Aguas Mineromedicinales

 

Las aguas mineromedicinales del Balneario la Alameda son de origen profundo (magmático), porque surgen a 632 metros de profundidad. La bolsa de agua termal cuya temperatura alcanza los 43 grados centígrados se encuentra casualmente como consecuencia de una prospección petrolífera que realizó el Instituto Geológico y Minero de España en el año 1923.

1. Clasificación de las Aguas

Por su temperatura son Hipertermales (temperatura superior a 40 grados centígrados). En el punto de surgencia suele salir a 43 grados centígrados.

La clasificación hidrológica de las aguas por su mineralización es la siguiente:

  • Cloruradas Sódicas.
  • Sulfuradas (moderadamente).
  • Magnésicas.
  • Sulfatadas (moderadamente).

Atendiendo a su mineralización predominante son aguas clorurado sódicas, de mineralización fuerte.

2. Las Aguas Clorurado Sódicas

Las aguas clorurado sódicas constituyen un agente terapéutico muy importante en el tratamiento de muchos procesos patológicos y en la prevención y recuperación de afecciones muy diversas.

Estas aguas se comportan como estimulantes de múltiples funciones orgánicas. Es importante considerar sus posibles efectos directos sobre la piel y mucosas (respiratoria sobre todo).

Las acciones ejercidas por la temperatura de las aguas termales clorurado sódicas son destacables. Por ejemplo los baños en la Piscina Activa del Balneario a 34 centígrados son estimulantes, mejoradores de la circulación de los órganos internos, y activadores de los cambios metabólicos, además de efectos directos vasoconstrictores; los baños entres 35 - 37 centígrados son más bien sedantes; y a temperaturas más elevadas 38 - 40 grados centígrados pueden combatir las contracturas y la hipertonía muscular.

Las acciones mecánicas, fundadas en la presión hidrostática y principio de flotación de estas aguas, son facilitadoras de la movilidad en el seno del agua termal, lo que permite la programación de ejercicios graduados, de interés en Traumatología y Rehabilitación.

Por su mineralización las aguas cloruradas, sobre la piel actúan como antiinflamatorias, comportándose como ligeramente desinfectantes, y por su elevada mineralización determinan cambios osmóticos y de cargas celulares en los tejidos y en los gérmenes con los que puedan contactar.

La acción de las aguas cloruradas sobre las mucosas, son igualmente dependientes en gran parte de la concentración osmótica, aunque también intervienen los factores de mineralización como los iones cloruro y sodio que son estimulantes, el calcio es sedante, y el hierro que es astringente.

Las acciones generales, que pueden ejercer en balneación o cualquier otra aplicación local son debidas al depósito de una tenue película de los factores mineralizantes sobre la superficie con la que contactan, determinante de una ligera estimulación local. También de la puesta en marcha de cambios osmóticos, y del depósito primero y de la absorción después, aunque sea en pequeña cantidad, de sus componentes iónicos para los que la piel constituye una barrera semipermeable, según lo atestiguan los trabajos de Drexel, Dirgnal y cols. con elementos químicos marcados.

También producen la liberación de sustancias de tipo histamínico y acetilcolina de acción vasodilatadora, permeabilizante capilar y estimulantes de las terminaciones sensitivas.

Siendo resultante de estos múltiples efectos, acciones generales y complejas respuestas neuroendocrinas, defensivas y compensadoras.

De los posibles efectos sobre el organismo humano de las aguas clorurado sódicas se pueden dilucidar sus indicaciones terapéuticas, tanto en patologías orgánicas, como en trastornos meramente funcionales y también en los casos en los que se considere conveniente fortalecer las defensas naturales del organismo.

3. Indicaciones de las Aguas Mineromedicinales

De las anteriores acciones generales sobre el organismo humano, se deducen las principales indicaciones de las aguas mineromedicinales del Balneario la Alameda.

3.1. Reumatología

3.1.1. Reumatismos crónicos (artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética)

En estas patologías se debe de usar la balneación fuera de los brotes agudos. Son de gran utilidad ya que favorecen la irrigación sanguínea, mejora el tropismo tisular, pero sobre todo combaten el dolor y los espasmos. Y también aumentan la elasticidad y favorecen la movilidad articular. Siempre a su conveniente temperatura, para cada patología.

En la Espondilitis la balneación con aguas cloruradas es muy favorable por los afectos antiálgicos, antiespasmódicos y potenciadores de la musculatura de los extensores del tronco, mediante la realización de ejercicios controlados en el agua.

3.1.2. Reumatismos crónicos degenerativos (artrosis vertebrales, etc..)

En estas patologías, sobre todo en la artrosis, las curas hidrotermales con las aguas del Balneario la Alameda son muy útiles por sus acciones mecánicas, facilitando la movilización articular. Y por los efectos analgésicos y relajantes musculares propios de la temperatura que aquí se pone más alta que en las anteriores. Ello nos permite romper el cÍrculo vicioso: dolor-contractura-deformación-dolor.

3.1.3. Las lumbalgias, lumbociáticas, ciáticas, neuralgias cervico-braquiales

Estas patologías cuando son rebeldes a los tratamientos médicos habituales. Y si además no tienen indicación quirúrgica, la crenoterapia con las aguas medicinales del Balneario la Alameda es una indicación preferente de estas patologías.

3.1.4. La fibromialgia reumática, y otros síndromes reumáticos, que en esencia son en la mayoría de los casos funcionales, sin una base orgánica o degenerativa clara

Estos constituyen una indicación importante de las curas hidrotermales con aguas cloruradas en el Balneario la Alameda. Por una doble condición, al ser aguas clorurado sódicas se comportan como estimulantes, tanto del tono muscular, como a nivel psíquico, elevando el estado de ánimo de por si ya bajo, en estas patologías. También se comportan como sedantes por el elevado contenido en Magnesio de estas aguas que se absorbe a través de la piel, disminuyendo la ansiedad a nivel psicológico.

3.1.5. Secuelas de traumatismos

Las secuelas de fracturas, luxaciones, contusiones diversas, caracterizadas por dolor, edema local, dificultad funcional, etc, suelen evolucionar favorablemente y desaparecer con el tiempo. Pero con las curas hidrotermales conseguimos en el balneario la Alameda, con la Piscina Activa (con sus diversas técnicas termales) acortar el tiempo de evolución de desaparición de estas secuelas.

3.1.6. Recuperación de sobreesfuerzos y “Puesta a punto”

Las aguas cloruradas facilitan la recuperación de la fatiga muscular. La balneación también puede utilizarse para poner a punto la musculatura y las estructuras ligamentosas, además de permitir alcanzar una situación de “adaptación suficiente” , de máxima ventaja para la defensa del organismo.

3.2. Dermatología

3.2.1. Psoriasis

En las lesiones psoriásicas, que son rebeldes a la mayoría de las terapéuticas existentes en la actualidad, la balneaoterapia con aguas clorurado sódicas del Balneario la Alameda, han demostrado su eficacia, para mejorar la evolución de esta enfermedad e incluso facilitar el “blanqueamiento” con las curas tópicas, y tanto más si se asocian a la helioterapia.

3.2.2. Eccemas

Los eccemas crónicos secos y liquenificados, tanto la Dermatitis atópica del niño como los eccemas del adulto, pueden ser mejorados con las aplicaciones de baños y duchas locales e incluso, la ducha filiforme, que mejoran la irrigación y el tropismo de la piel. También encuentran mejoría los eccemas seborreicos puesto que también son aguas sulfuradas, que son las indicadas en estos eccemas de la cara, donde utilizamos las pulverizaciones faciales.

3.2.3. Acné

También se alcanzan buenos resultados en el Acné juvenil, y del adulto joven, tanto en la cara como en la espalda, con las pulverizaciones del agua termal.

Las secuelas de quemaduras constituyen una de las más recientes indicaciones de la crenoterapia moderna, con aguas clorurado sódicas, mejorando la cicatrización, evitando la formación de cicatrices hipertróficas y evitando discromías y neovascularizaciones superficiales.

3.3. Circulatorio

3.3.1. Varices

En estas la mejoría de la circulación periférica y el aumento de la tensión venosa, con la consiguiente mejor irrigación tisular, puede ser favorable, teniendo en cuenta que este tratamiento debe llevarse a cabo con constancia durante al menos tres meses mínimo, para obtener resultados. En estos procesos utilizamos las duchas circulares de temperatura alternante fría/caliente en piernas, y también la Piscina Activa. En estos procesos las aplicaciones termales, junto con ejercicios activos de pies y piernas dentro de la Piscina Activa, pueden dar resultados sorprendentes.

3.3.2. Los Enfermos de Hipertensión Fija

Que requiere tratamiento médico no tienen indicacion con estas curas termales; pero en las hipertensiones lábiles pueden mejorar al hacerlo el tono vascular y la distonía vegetativa, pero siempre se vigilará la respuesta para adecuar la cura a la capacidad del enfermo.

3.4. Respiratorio

En estas patologías están indicadas las aguas clorurado sulfuradas del Balneario la Alameda con las técnicas de inhalaciones ultrasónicas, las pulverizaciones faríngeas, y el Vaporarium.

3.4.1. Las bronquitis crónicas

Las curas termales mediante inhalaciones con las aguas sulfuradas del Balneario, fluidifican el moco y facilitan su eliminación, produciendo a su vez que con el paso del tiempo de la cura termal haya menor expectoración, y sean mas secas las secreciones mucosas, con la consiguiente mejoría del proceso.

3.4.2. Asma bronquial

La terapéutica termal convenientemente indicada en el momento adecuado interviene sobre los mecanismos de la inflamación y el componente alérgico, a nivel tisular y celular, pudiendo llevar en muchos casos a estabilizar los componentes de la enfermedad. Sin embargo no es indicación el asma persistente, severo, inestable y corticodependiente. 

3.4.3. EPOC ligada al tabaquismo

Los efectos de la cura termal son sobre la mucosa, y produciendo un aclaramiento mucociliar. Se observa también una disminución de la secreción bronquial durante el invierno y expectoración más fácil.

3.4.4. Bronquiectasias

Son también una indicación de las aguas sulfuradas, siempre que no exista déficit inmunitario, y que no se acompañe de una insuficiencia respiratoria importante. Con la cura termal ayudaremos a controlar los factores de riesgo, mejoraremos la dinámica respiratoria, con ejercicios y fisioterapia respiratoria. Los resultados más apreciables son una disminución de las reagudizaciones infecciosas, mejora de la calidad de vida, además de mejorar la pansinusitis que con frecuencia se asocian.

3.5. Sistema Nervioso

Las aguas del balneario la Alameda por ser clorurado sódicas son aguas estimulantes del organismo, por lo cual están indicadas para personas con el estado de ánimo bajo.

También son aguas con alto contenido en magnesio (92 mg. por litro), y el magnesio se absorbe a través de la piel, teniendo un efecto sedante y ansiolítico. Por lo que también ayuda a combatir el insomnio.